Bob plays The Fab Four

Dylan Harrison

AP Photo

El grupo y el solista por excelencia. Las mejores muestras de talento colectivo e individual de la música contemporánea. The Beatles y Bob Dylan. La historia cuenta que se conocieron el 28 de agosto de 1964 en Nueva York. Pero la admiración mutua venía de atrás. Con The Freewheelin’, su segundo álbum, Dylan había golpeado la conciencia de cualquiera que se considerase un letrista, empezando por John Lennon. Por su parte, el judío errante conservaba en barbecho su sueño adolescente de ser una estrella del rock y, por qué no, copar las listas de éxitos como por aquel entonces hacían los de Liverpool con sus exquisitas melodías. De aquel primer encuentro en el Hotel Delmonico (hoy propiedad de Donald Trump y reconvertido en bloque de apartamentos de lujo) nos queda la anécdota de que fue Bob Dylan quien invitó a los Beatles (muy modositos todavía) a su primer porro de marihuana, como ellos mismos reconocieron más tarde:

A Dylan le sorprendió que quienes cantaban una y otra vez I get high (me coloco) en el estribillo de I Want To Hold Your Hand no hubiesen catado antes la maría. Y al parecer fue Lennon quien le aclaró que lo que la canción decía en realidad era I can’t hide (no puedo esconderme)… que en inglés suena parecido, pero, desde luego, no es lo mismo. Por desgracia, no hay imágenes de aquella noche, las primeras en común datan de la gira británica de Dylan de 1966, lo que prueba que hubo feeling entre nuestros protagonistas. El de Minnesota se daba una vuelta en taxi con John Lennon en Eat The Document, el documental con el que trató de darle continuidad al maravilloso Don’t Look Back (D.A. Pennebaker, estrenado en 1967, aunque rodado en 1965). Durante veinte minutos largos de metraje mal conservado en el que les oímos balbucear frases inconexas sobre Johnny Cash, Mick Jagger o Barry McGuire, llegamos a una única conclusión: Dylan iba bastante más drogado que su interlocutor (que tampoco es que parezca recién salido de la ducha):

Pero en realidad estamos aquí por la música, amigos, así que entremos en harina. Las que siguen son todas las interpretaciones que he sido capaz de encontrar de temas de los Beatles a cargo de Bob Dylan. La primera data del 1 de mayo de 1970 en la sede de Columbia en Nueva York. Ese día Dylan reservó el Estudio B de grabación para trabajar durante unas cuantas horas junto a su productor y entonces también encargado de comunicación, Bob Johnston (que en su día desmintió que la sesión hubiese tenido lugar), su amigo Al Kooper al piano; la figura del country Charlie Daniels, que tocó el bajo; el batería Alvin Rogers y los guitarristas Ron Cornelius y… George Harrison. Los Beatles ya eran historia y Harrison estaba centrado en su obra maestra en solitario, All Things Must Pass, que vería la luz unos meses más tarde. Dylan, por su parte, acababa de despachar el muy vilipendiado Self Portrait, aunque se guardaba un as en la manga que no tardaría en jugar: New Morning. Pese a que la cinta que grabaron ese día lleva circulando desde entonces y tiene una gran calidad, el material permanece inédito en su totalidad. Por eso la toma registrada de Yesterday (una canción que Dylan consideraba mediocre en términos líricos, por cierto) continúa siendo una rareza.

YESTERDAY por Bob Dylan (Nueva York, 1 de mayo de 1970):

Poco más de un año después de aquella sesión, Bob Dylan y George Harrison volvieron coincidir en la Gran Manzana, en esta ocasión sobre el escenario del Madison Square Garden el 1 de agosto de 1971 con motivo del Concierto Por Bangladesh organizado por el ex beatle. Harrison acompañó a su amigo durante su (breve) actuación, que tuvo dos pases. Pero como quiera que Dylan únicamente interpretó temas originales y no se sumó a la banda de George cuando este acometió algunos de sus éxitos con los Beatles, aquella actuación queda al margen de esta playlist. Y tenemos pues que avanzar una década, hasta 1981, y regresar a Londres, de nuevo el primer día del mes, que en este caso era julio. Dylan ofrecía el último concierto de su residencia en Earls Court: seis actuaciones en seis días consecutivos. Pese a que su proyección mediática y su prestigio se habían resentido desde la publicación en 1979 de su primer álbum de temática cristiana, Slow Train Coming, quien estuvo en aquellos shows los califica de extraordinarios, y los piratas que circulan así lo corroboran. Aún no había llegado a la mitad de aquel último repertorio londinense, cuando decidió intercalar un esbozo de Here Comes The Sun entre Maggie’s Farm y Girl From The North Country. Por primera y última vez en toda su carerra. Quizá su amigo George estuviese entre el público aquella noche…

HERE COMES THE SUN por Bob Dylan (Londres, 1 de julio de 1981):

El siguiente capítulo tiene algo de trampa. Aquí Bob Dylan apenas rasgueó su guitarra durante los tres minutos que duró la interpretación de I Saw Her Standing There en la ceremonia anual del Rock And Roll Hall Of Fame. Se celebraba la tercera edición y tanto Bob Dylan como The Beatles ingresaban en un selecto club del que ya formaban parte Chuck Berry, Ray Charles, Little Richard o Bo Diddley entre otros. El documento es muy valioso porque, aunque Dylan se mantuvo en todo momento en segundo plano (es sabido que este tipo de homenajes no le gustan un pimiento), compartió escenario no con uno sino con dos de los miembros de The Beatles, George Harrison y Ringo Starr, a los que se sumaba una pléyade de superestrellas del calibre de Mick Jagger o Bruce Springsteen que, junto a Billy Joel, llevaron la voz cantante y aparentaron estar mucho más cómodos…

I SAW HER STANDING THERE (Cleveland, 30 de enero de 1988):

Y llegamos al que probablemente no sea el mejor pero quizá sí mi favorito entre los escasos acercamientos que Bob Dylan ha hecho al cancionero de los Beatles, diez años después del asesinato de John Lennon (bueno, no exactamente, aunque la fecha puede llevar a engaño, pues en los países anglosajones suele colocarse antes el mes y luego el día: a Lennon lo mataron un día 8 del duodécimo mes, diciembre, y aquí hablamos del día 12 del octavo mes, agosto). Se trató una vez más de una concesión que no ha vuelto a repetirse, aunque por suerte alguno de los presentes entre el público lo grabó para la posteridad. Resulta comprensible el alborozo colectivo cuando Dylan anunció que se disponía a atacar (¡esta vez entera!) una de sus canciones favoritas de John Lennon: Nowhere Man.

NOWHERE MAN (Edmonton, Canadá, 12 de agosto de 1990)

Tengo debilidad por ese Nowhere Man de 1990, pero reconozco la grandeza de la interpretación que sigue. En diciembre de 2002, un año después de la muerte de su camarada Harrison (con quien había compartido también la aventura de los Traveling Wilburys), Bob Dylan regresó al Madison Square Garden, el recinto que los había visto actuar juntos en público por primera vez. Y allí, para asombro general, se marcó nada menos que “la mejor canción de amor jamás escrita” (Sinatra dixit). Con la solemnidad que la ocasión merecía, la presentó recordando la gran amistad que los unía. Un amigo mío que estuvo allí (y me trajo la entrada de recuerdo) me confesó que fue emocionante en grado superlativo.

SOMETHING (Nueva York, 13 de noviembre de 2002):

 

Es obvio que Dylan nunca ha tenido con Paul McCartney la misma sintonía personal que con John Lennon y, sobre todo, con George Harrison. Jamás han coincidido en un escenario y no consta que Macca se haya acercado a la obra del cantautor de Minnesota. Son dos colosos pero siempre han transitado caminos artísticamente bastante alejados. Por eso resultó un tanto sorprendente la participación de Dylan en el álbum The Art Of McCartney (Artic Poppy, 2014). Y más aún que eligiese una de las primeras (y no más brillantes) composiciones del zurdo de los Beatles. Eso sí, con la poca voz que le queda, supo darle una vuelta y llevarla a su terreno, mucho más oscuro e inquietante. Lamentablemente en streaming solo está disponible un breve fragmento.

THINGS WE SAID TODAY (para el álbum The Art Of McCartney, noviembre de 2014):

Según Olof Björner, responsable del mayor archivo digital sobre fechas, giras y canciones de Bob Dylan, Still On The Road, este realizó una segunda lectura (incompleta) de Yesterday durante un concierto en Liverpool en 1996, pero he sido incapaz de localizarla. Así que esto es todo lo que hay: poco, pero variado, y me atrevería a decir que muy enriquecedor.

BONUS TRACKS: The Beatles play Dylan:

Durante las (tensas) sesiones de grabación de sus últimos álbumes, Abbey Road y Let It Be, los Beatles solían relajarse improvisando versiones de otros artistas que a menudo resultaban casi paródicas y se interrumpían a las primeras de cambio, y en algunos casos se tomaban un poco más en serio y llegaban a completar con cierto rigor. He aquí un par de ejemplos.

 

PD (añadido el 2 de abril de 2017): Esta semana he recibido la invitación para participar un año más en el Avilés Ciudad Dylanita, una de las mejores ideas que mis amigos Álvaro Lozano y Béznar Arias han tenido jamás. En esta edición se conmemorarán las tres décadas que se cumplen de las giras conjuntas de Dylan con mi otro gran referente, Tom Petty. Así que llevo unos días buceando en el material (clandestino en su inmensa mayoría) que documenta dicho período. Y he descubierto unas sesiones de grabación de 1985 donde Bob se atreve con el mismísimo Come Together:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s