Father & Son

10406420_10208453753802447_5999985883931768449_nUna vez estreché la mano de Jimmy Carter. En su autobiografía Why Not The Best (Paperback, 1976), quien acabaría siendo el 39º Presidente de los Estados Unidos se definía con estas palabras: “I am a Southerner and an American. I am a farmer, an engineer, a father and a husband, a Christian, a politician, and a former governor, a planner, a businessman, a nuclear physicist, a naval officer, a canoeist, and among other things, a lover of Bob Dylan’s songs…”

13310509_10209251434543967_2314502872689694878_n16665613_10211754462958113_5248090597724319723_o

Verán, sé que hay gente que es absolutamente feliz sin haber tenido hijos. Quiero decir que conozco bastantes casos y no lo pongo en duda. De un tiempo a esta parte, también he escuchado testimonios de algunos padres que, sin dejar de cumplir con su deber, admiten haber llegado a arrepentirse. La renuncia, el sacrificio, el precio, en fin, se les antoja excesivo. “He perdido calidad de vida”, escribió hace poco una colega de profesión. Respeto tamaño ejercicio de honestidad, pero no lo comparto en absoluto. Para mí, como para el señor Carter, la ecuación no estuvo completa hasta que Rodrigo y Sancho empezaron a robarme el tiempo, incluso el reservado al sueño. No sabría expresarlo. Creo que quien más cerca ha estado jamás de hacerlo a través de una simple melodía es Mark Knopfler, quizá el primer héroe que tuve cuando el que ejercía de hijo a tiempo completo era yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s