Rock & Ring VII: Jack Dempsey

nonpareil_jack_dempsey-remember6-final-resize

Con Jack Dempsey pasa como con el bluesman Sonny Boy Williamson, hay que empezar aclarando a cuál nos referimos. El más conocido de los dos púgiles con ese nombre, nacido en Manassa, Colorado, fue campeón mundial de los pesados entre 1919 y 1926. Icono cultural de su tiempo y poseedor de un estilo agresivo y demoledor, el que consideraremos Dempsey II figura en cualquier ránking histórico como uno de los diez mejores boxeadores de todos los tiempos. Pero el que hoy nos ocupa es el otro, el original, el Jack Dempsey irlandés, paradójicamente apodado The Nonpareil (El Sinigual).

Nacido en la planicie de Curran, condado de Kildare, en diciembre de 1862, John Edward Kelly fue un peso medio de extraordinario talento y vida corta y azarosa. Como tantos compatriotas irlandeses, emigró a los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX. Era apenas un crío cuando se estableció con su familia en Williamsburg, en la actualidad uno de los barrios más cool de Brooklyn, Nueva York. Trabajó en una fábrica de barriles antes de buscarse la vida peleando en el sentido estricto. Participó junto a su hermano Martin en algunas veladas de lucha libre ay finalmente se decidió por el boxeo. En su primera pelea se anunció con el nombre falso de Jack Dempsey, algo muy habitual en aquella época debido a que lo que hoy es un deporte olímpico era entonces una práctica ilegal y, además, bastante mal vista por la sociedad. Kelly, en lo sucesivo conocido como Dempsey, se hizo profesional en 1883. Un año más tarde noqueó al canadiense George Fulijames en Staten Island en el vigésimo segundo (!) asalto de una batalla de la que salió como flamante campeón en dos categorías diferentes, welter (la que por peso le correspondía) y medio.

dempsey

Eran tiempos en los que se peleaba con los puños desnudos o, en el mejor de los casos, enfundados en guantes lisos. Nada de acolchados. En muchos casos, los combates se prolongaban mientras los dos contendientes se mantuviesen en pie. Tampoco existían ni el Consejo, ni la Asociación ni la Federación Internacional. Así que los títulos mundiales eran bastante más oficiosos que hoy en día. Dempsey dominó los pesos medios hasta 1889. Esbelto, apuesto, técnico, rápido de pies y manos y con un gran directo de izquierda, las crónicas cuentan que tumbaba a sus oponentes sin sufrir apenas rasguños. El Sinigual era un tipo afable fuera del ring, alérgico a la egolatría incluso en sus años de mayor popularidad.

En diciembre de 1887, dos días antes de cumplir 25 años, Jack Dempsey se midió a Johnny Reagan en Long Island. La lluvia torrencial que cayó sobre los dos púgiles obligó a cambiar de ring cuando el barro les hizo imposible continuar. The Nonpareil se impuso después de 45 asaltos. No era de los que se rendían… Pero, como buen irlandés,  empinaba el codo con facilidad. El alcohol y su exceso de confianza fueron quizá sus mayores debilidades. No entrenaba demasiado porque su destreza en el ring solía bastarle: tan solo perdió cuatro veces en toda su carrera. En 1889 viajó a San Francisco para medirse a George LaBlanche. Tres años antes, Dempsey había tumbado a LaBlanche en el décimo tercer asalto. En esta ocasión la pelea llegó al trigésimo segundo, y sólo se paró cuando el aspirante lanzó un codazo que le permitió noquear a su rival y, por lo tanto, ganar el combate. Sin embargo, el golpe fue declarado antirreglamentario al mismo tiempo, por lo que Dempsey conservó el título de campeón.

fitzsimmonsdempseynolajan1891fb1

Ya en enero de 1891, El Sinigual se enfrentó en Nueva Orleáns a Bob Ruby Fitzsimmons, probablemente el mejor peso medio de todos los tiempos y, para algunos, incluso el mejor boxeador de la Historia libra por libra. Fitzsimmons, primer boxeador en conseguir al mismo tiempo el cetro de los pesos medios, semipesados y pesados (y campeón más ligero de esta última categoría) llevó la iniciativa desde el principio e hizo besar la lona a Jack Dempsey nada menos que trece veces en otros tantos asaltos. Pese a que El Rubí lo conminó a darse por vencido, el irlandés demostró su extraordinario concepto del boxeo levantándose cada vez con más dificultad y repitiendo que “un campeón nunca se rinde”. Por fin, un golpe en la garganta (del que padecería secuelas durante el resto de su vida) acabó de derrotar a Jack Dempsey.
Tenía solo 28 años cuando The Nonpaeil cayó ante Fitzsimmons, pero apenas disputó tres combates más en los cuatro años que siguió en activo. La tuberculosis ya lo estaba matando cuando en enero de 1895 se subió al ring en Coney Island para enfrentarse a Tommy Ryan, futuro campeón mundial e invicto hasta la fecha. Ryan ganó por ko técnico en el cuarto asalto a un Jack Dempsey debilitado, semi borracho y fuera de forma que, tal y como se cuenta en esta crónica de la velada, había pasado de ídolo indómito a una lastimosa sombra de sí mismo en muy poco tiempo. Dempsey murió el 2 de noviembre de aquel mismo año en la casa que sus suegros tenían en Portland, Oregón. Tenía 32 años.

Scythian es una banda de rock celta originaria de Washington DC, aunque con raíces en Irlanda. En su cuarto trabajo de estudio, American Shanty (2011), aparece una entusiasta semblanza de Jack Dempsey: “Crecí como un luchador, mi maestro fueron las calles, donde el sabor de la sangre en la boca nunca era descartable. Estos puños se hicieron de hierro, pero nunca para robar, así que seguí el consejo de un buscavidas y navegué con destino a Boston. Desde luego no sé bailar y mucho menos cantar bien, pero ponme delante a un yankee y lo sacaré del ring a puñetazos…”

 

Scythian – Jack Dempsey

Well my father was a drunkard
And my stepma was a nag
And life in the streets of Dublin
Was nothing about to brag

With the work lines getting longer
And hunger on the breeze
Met a carney from Killarney
And he sang these words to me

Hey ho diddle-ee dee
If it’s free you want to be
Jump the ship to Boston
Fight a Yankee in the ring

Well I grew up as a fighter
My teacher was the streets
Where the taste of blood in your mouth
Was never out of reach

These fists were made of iron
But never made to steal
So I followed the words of a carney
And to Boston I did sail
So I slept under bridges
And jumped a train or three
An honest day’s work
Won’t take a Mick like me

I surely couldn’t dance
And hell if I could sing
But I’d pistol whip a Yankee
If you just put me in the ring

The brawlin’ turned to fightin’
And the bruises turned to gold
The hunger turned to pride
As the wins began to roll

And I think about the carney
Who sang the distant chord
If you go and fight the Yankees
You’ll be champion of the world!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s